dijous, 3 de maig de 2012

Jocs Florals 2012

“RECLAMO EL MEU ÀNGEL”
                                                                                         
Surt mon Àngel guia'm ja                          I si els monstres dels malsons
que perdut estic al món                             vénen a buscar-me al llit
ara és hora de sopar                                 cap problema, sóc feliç,
a la taula hi tens un lloc.                            tu sempre estaràs amb mi.

Els problemes quotidians                          Si la vida em dóna un gir
jo no puc solucionar,                                  i me’n vaig de la ciutat,
vine i dona'm dues mans                            ben tranquil jo estaré
que ho estic necessitant.                           tu vindràs al meu costat.

Quan la tempesta amaini,                         Que una carta que rebo
junts a jugar sortirem                                 fa canviar-me de parer,
surt mon Àngel guia’m ja                           res no passa estàs aquí
que ho estic necessitant.                           surt mon Àngel guia’m ja.

Si tu estàs al meu costat                           Com que ja us ha quedat clar
el Sol sempre sortirà,                                 que el meu Àngel el millor
mai més trist jo estaré                                surt mon Àngel guia’m ja,
un reclam sí, t’estic fent.                            que ho estic necessitant.

Judit Sadurní


Las 10 estrellas

Asomada en la terraza de mi casa mirando la luz del cielo, una fría brisa me acariciaba la cara mientras las estrellas más brillantes del cielo me miraban.
Era una noche oscura, brillante, bonita, agradable.
Delante de mis ojos podía contar diez estrellas que parecían competir entre ellas para ver cuál brillaba más.
Estaba muerta de cansancio, agotada, desilusionada. Encontrar un buen trabajo en estas circunstancias en el mundo en que vivimos es difícil y a agotador. Diez veces envié mi currículum a diez farmacias diferentes y diez veces me rechazaron mi solicitud…
Después de estudiar diez años la carrera de abogada después de trabajar diez años con diez personas diferentes me fui a la calle; después de dedicarme a estudiar medicina y por fin sacarme el título de medico. Tenía que ponerme a trabajar.
Pero no, la vida sólo hacía que irme mal, necesitaba algo, ver una luz que me alumbrase que me guiara hacia algún camino. Y esa luz, esa luz la encontré la luz de diez estrellas brillantes, que iban a ser mi ayuda, mis diez deseos, mis diez méritos, mis diez estrellas….
Las diez y no había cenado nada, encendí la televisión que ya pronto empezaba Cuéntame mi serie favorita, mi única distracción del mundo, me senté en el sofá y aún daban las últimas noticias y me di cuenta que tampoco estaba tan mal que podría estar peor, que hay gente pobre, de aquí y de allá que no tienen para comer y a pesar de todo siguen sonriendo. En este mismo instante me di cuenta de que a lo mejor mi lugar no era aquí entre los ricos, mi lugar esta allí ayudando a personas para que puedan seguir sonriendo.
Al día siguiente las siete de la mañana, pongo la cafetera y la tostadora en marcha y mientras me ducho. Conecto el teléfono y el ordenador, una gran idea daba vueltas en mi cabeza y la tenia que aprovechar. Empecé a hacer llamadas a antiguas amigas abogadas, amigas medico, amigas que trabajan en agencias de viaje. ¡Creo que mi cabeza va a estallar! Pero primero tengo que buscar a donde me quiero ir ay tanto mundo sin conocer y tanta gente que necesita ayuda.
¡Ah sí! y mi cámara que no se me olvide la pongo a cargar ya que van a ser unos meses largos pero quiero recordarlos para siempre.
En este miso instante suena el teléfono es mi madre, mierda es verdad no la he llamado con tanto lío.
-Si?- contesté yo sabiendo que me iba a reñir
-¿Hija que te pasa porque no me llamas?- preocupada.
-Mama nada solo que tengo muchas cosas en la cabeza y no me he acordado.
-Ya, ya como siempre. ¿En fin bienes a comer no?
-Sí, mama. Ah y que venga mi hermana que os quiero comentar una cosa.
-¿Cómo?
-Una cosa mama. – ¡que pesada!
-A bueno vale pero ven y no me vengas tarde
-Sí, tranquila te quiero. – cuelgo el teléfono.
¿Tarde o temprano se lo tengo que decir no? Que me voy medio año por ahí a recorrer mundo intentando aportar mi granito de arena. Haber como se lo toman.
Pero…¿a donde me voy? Es tan grande el mundo.
¿China no, demasiado lejos, al polo Norte? Demasiado frio….¿África? sí, África el continente mas bonito del mundo. ¡Rumbo allá!
Me volvió a sonar el móvil esta vez no era mi madre era una amiga.
-¿Sí?- siempre si.
-Hola, Nina soy la Miriam.
-Sí, Miriam – una antigua amiga de cuando estudiaba.
-Veras tienes muchos vuelos libres para donde quieras. Pero vale su dinero estar ahí y mas el tiempo que quieres estar, mejor te lo piensas no?
-No, ya lo tengo pensado, quiero irme de aquí ya!
-Bueno pues si tan claro lo tienes. ¿A donde quieres ir?
-Me gustaría África pero no se a que país.
Nos pasamos un largo tiempo ablando no se si llego a la hora, pero duró, y acabé invitándola a casa por la tarde para acabar de hablar.
No paré de recibir llamadas durante toda la mañana. Y con la tontería se hicieron las dos. Recogí las cosas y me dirigí hacia casa de mis padres.
Al entrar no sé porque pero estaban raros, creo que por lo de la llamada. Nos sentamos a la mesa, mi hermana Mónica empezó a explicar su vida como le había ido el trabajo, que yo no tenia; en otras circunstancias me abría molestado pero no fue así. Llegamos al postre y era mi turno, no sabia como explicarlo pero tenía que hacerlo.
-Veréis – empecé un poco asustada por su reacción - Como sabéis hace días y meses que estoy buscando un buen trabajo para salir adelante, pero por muchos currículums que envíe parece que no hay suerte.
-Tu no te rindas hija seguro que alguno habrá – me contestó mi madre.
-No, mama no hay ninguno y déjame terminar por favor.
-Lo que tú digas hija.
-Ayer viendo las noticias me di cuenta que durante todo este tiempo no he hecho más que quejarme. Y estoy harta, también me di cuenta de que tampoco estoy tan mal, tengo una casa, comida, dinero. En fin que hay gente que esta peor en el mundo. Y he decidido coger mi cámara de fotos el poco dinero que me queda e irme a África a fotografiar sonrisas y ayudar a las familias que más los necesitan.
Vale me esperaba cualquier reacción, per esta no. Silencio, silencio.
-¿Y que harás con la casa la tendrás que vender o algo no?- me preguntó mi padre un poco asustado.
-Sí, ya lo había pensado, la voy a alquilar a 200 euros al mes.
-¿Y ya tienes quien te la alquile, y cuando te vas, no te parece un poco precipitado?- me preguntó mi madre mas asustada aun.
-Sí, a una pareja para unos meses y mañana vendrán a verlo. Y me voy el viernes seguramente si todo va bien.
-¿Tan pronto?- me pregunto mi hermana.
-Sí, por navidad estoy aquí estamos es julio tengo tiempo de sobras.
Seguimos hablando un par de horas hasta que me tuve que ir, porque me esperaba Miriam. A las cinco y media sonó el timbre era Miriam. Le deje entrar nos sentamos y empezamos a hablar, me dio mucha información y gracias a ella tuve claro mi destino. La invite a cenar porque se hizo tarde, durante la cena estuvimos hablando mas, ya lo tenia todo listo para ir a comprar el billete de ida……
Cinco meses después, por fin en casa aunque un poco triste de haberme ido, Zambia con un 86% de pobreza es el país más alegre del mundo COMPROBADO, no puedo decir feliz porque en las circunstancias en las que están no son muy agradables, ni justas, pero sí alegre al menos es lo que me pareció a mi durante estos cinco meses, porque cada vez que me acercaba a esos niños, algunos con un sólo zapato, otros sin ninguno, sin ropa, sucios, desnutridos….cuando me acercaba a ellos con la cámara en la mano o sin ella parecía que se olvidaran de todo, aparentaban estar contentos. Ver esos ojos grandes y oscuros como el carbón brillar mas que las estrellas y con una sonrisa que no les cabía en la cara, me hacia sentir un poco mal . Al principio no podía entender como teniendo tan poco podían sonreírle a la vida de esa forma.
Pero no es más rico el que más tiene si no el que menos necesita.
No he vuelto sola, de regalo de navidad porque para mi es gran regalo, una niña de un año y medio, Namid de un centro de Zambia la he adoptado y ahora es mi hija, la cosita mas bonita del mundo entero.
También tengo trabajo. En Zambia hice tantísimas fotos, y también e hicieron más fotos aún los niños, que abierto una tienda de fotos con mi reportaje y me esta yendo muy bien, y una parte de lo que gano se va para Zambia.
Esta es mi historia y la resumo así. Cuando te sientas sólo y sin ganas de nada mira a tu alrededor y veras que hay gente que esta peor que tú y sigue hacia delante, también mira hacia el cielo porque veras diez estrellas brillar y cuando te sientas perdido las estrellas te alumbraran, el camino que debes tomar.
-Tititititiiitiititi…..- el móvil.
-¿Sí? – siempre sí.
-¿Nina, cuando vendréis a comer?- mi madre que esta loca con mi hija.
-¡Mama a las dos estamos en casa, ya te lo dije!– que pesada si no me ha llamado diez veces en estos últimos días no me ha llamado ninguno.
-No me lleguéis tarde por favor. – ¡siempre igual que mujer!
-Sí…mama, sí. Adiós.

Aunque tengas un problema por muy grande que sea, sigue hacia delante porque el mundo no se va a parar nunca, así que tu tampoco lo hagas.

Marga Rodríguez