divendres, 22 d’abril de 2016

Premis XVI Jocs Florals 2016 de prosa en castellà de 2n d'ESO.

                                                
EL DESEO
Laura Sabando
2º ESO (primer premio)

Cada día al despertar miro a la gente de mi alrededor y pienso en lo bonito que era el mundo antes de que mi media naranja desapareciera de mi lado.  Esos días en los que apreciaba cada minuto que pasaba con ella, pero se fue una noche cansada de aguantar el dolor que producían los humanos cada vez que la ambición acechaba y crecía en sus mentes.  Ellos causaron la muerte de mi querida.  Hoy cumplo un centenario, pero parece que nadie se acuerda de mí, yo sí que me acuerdo de ellos.  He crecido al lado de estos seres y he llegado a la conclusión de que la mayoría son iguales, pero existe la excepción, personas que como Félix se preocupan por los otros y llenan el ambiente con buenas obras y jóvenes que procuran cuidar el planeta y dejarlo mejor que como estaba cuando llegaron.  Pensaba que estaba solo y aislado entre las estrechas paredes que marcan mis límites, pero no estoy solo, Félix me ha venido a visitar como cada mañana durante su paseo rutinario por el parque de la ciudad y para mi sorpresa llevaba un regalo.  Sus manos hicieron un agujero en la tierra y plantaron una semilla. Pasaron los meses y un árbol robusto y bello creció delante de mis ojos y por eso mantengo la esperanza de que el mundo pueda ser un buen hogar para los árboles, que como yo, aman este mundo.


                                                         HORIZONTE
                                                          Núria Valera
                                              2º ESO (segundo premio)
-       Hoy hace sol.
     -       Explícame más características del sol – exigí.
     -       ¿Cómo?  No sé, es luminoso y …  ¿Qué quieres que te diga?
-       Quiero que salgas, lo observes absolutamente todo y luego vengas a explicármelo. Y siéntelo.  Está claro, ¿no?
-       Lo siento, pro no te entiendo.  Como nueva canguro tuya, tu madre no me contó que estuvieses tan empeñada en obtener descripciones absurdas.  ¿Y si sales tu misma o miras por la ventana?  Tengo cosas más importantes que hacer que decir como brilla el sol, por favor.
-       Te voy a explicar algo que no he dicho nunca a mis demás canguros que se hartaron de mí y se marcharon.  Es un secreto.
-       ¿Está relacionado con el hecho de que no salgas de casa? – me preguntó con los ojos abiertos a más no poder.
-       En efecto.  Hace tres años que sufrí un grave accidente.  No recuerdo nada de lo que ocurrió, pero sí todo lo que vi durante los años anteriores a ello.
-       Quieres decir que olvidaste todo lo relacionado con el accidente, ¿verdad?
-       Sí, y mi vista quedó seriamente afectada. No me permiten mirar directamente la luz.  Por eso no puedo mirar el cielo, pero no quiero olvidarlo nunca.
-       En ese caso, ¿me permites intentar describirte el cielo?
-       Me encantaría – musité emocionada.
-       Hoy el sol brilla como la llamarada de tu interior que derrite el hielo de mi corazón.  Las nubes pretenden esconderla, privándole de resplandecer pro, aun así, ella lucha por ser feliz.